Internamiento en el proceso creativo. Por Carlos Jover

Pero una de las propuestas que más llama la atención es la de Dolores Palomino, que presenta tres testas descaradas, ejecutadas con materiales plásticos reciclados, en las que se percibe el poso de la obra de «los salvajes» alemanes, como por ejemplo de Markus Lüpertz, aunque desprovisto en este caso del dramatismo y simbología del teutón.

Hay aquí, en el trabajo de Palomino, el color abierto del Sur, del Mediterráneo, la acentuación de formas y perfiles que bordea lo naif y la caricatura irónica y amable, el desparpajo de la desproporción de toda la pieza desde su mera concepción. En fin, un buen hallazgo, que ha podido darse gracias a la programación revisonista de este espacio.

Carlos Jover.

carlosjover

Publicado en el diario EL MUNDO el 14 de Septiembre de 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *